N°. 153
JUNIO 2017

Formando Profesionales

La importancia de un clima laboral saludable

La atmósfera o ambiente es todo lo que nos rodea, y es necesario que sea óptimo para la existencia. Si hablamos en términos biológicos, el clima, como parte de la naturaleza, tiene que estar en excelentes condiciones para que la tierra siga funcionando a la perfección; si este ambiente empieza a contaminarse, se originan fallas en los elementos que contribuyen a que el planeta siga su curso normal; este hecho se puede aplicar igual en cualquier ámbito, ya sea familiar, laboral, o en cualquier actividad de la vida diaria.

Por eso es de vital importancia tratar de mantener un clima limpio y sano en la funcionalidad cotidiana, especialmente en el entorno laboral, que es donde se pasa una gran parte del tiempo. El clima laboral se define como el medio ambiente en el que desarrolla el capital humano en una institución, que está determinado por la productividad; mientras se obtengan mayores beneficios en la producción, se estima que es clima laboral es más sano; por el contrario, si es bajo, hay que considerar en qué condiciones se encuentra la fuerza de trabajo y si tiene un tipo de problema que provoque que los objetivos no se estén cumpliendo.

Para considerar un clima de trabajo perfecto, se tiene que realizar una evaluación al trabajador y aplicar algunas encuestas específicas, que permitan analizar su equilibrio en la organización. Dicho estudio tiene que hacerse por parte del departamento de administración y recursos humanos, que es donde se estudia el comportamiento y la estabilidad de los trabajadores en la compañía.

Dentro de los puntos a analizar, se debe considerar el diseño del organigrama empresarial, que defina de manera clara qué funciones realiza cada elemento en el proceso de producción, es decir, debe existir una estructura organizacional bien delineada. Asimismo, es necesario tener conocimiento de las incidencias y faltas por parte del trabajador, además de contar con el entendimiento de su perfil psicológico; con estos rubros bien identificados, se facilita encontrar soluciones ante una baja productividad.

Básicamente, al saber el nivel de un clima laboral, se conoce la satisfacción de los trabajadores. Hay que destacar que la fuerza de trabajo siempre ha sido la más importante en el proceso de producción, ya que genera el valor en los productos terminados. Parte de la administración implica conocer los niveles de desagrado que los empleados puedan llegar a demostrar, para que la calidad y el proceso productivo se mantengan de manera impecable.

Hay que distinguir un mal clima laboral para saber porqué los objetivos productivos no se alcanzan. Se puede determinar que hay un pésimo ambiente cuando existen muchos conflictos y no se resuelven de manera adecuada; es muy común que exista intolerancia entre compañeros y equipo de trabajo; a veces son problemas de índole muy personal, y si no son discutidos, en el buen sentido de la palabra, se puede desbordar un gran problema. Es por ello que otro punto importante para saber que hay un mal clima laboral, es la falta de comunicación; es bastante regular que los empleados no conozcan los objetivos que se pretenden alcanzar, lo que significa un inconveniente, ya que el trabajo se robotiza y se anda sin sentido; además, esta acción excluyente aleja a los trabajadores de sentirse parte de un proyecto, y por obvias razones, la productividad baja.

En ocasiones los gerentes y directivos se ponen el traje de capataz, actitud que simula a la de un dictador pretencioso, que en lugar de organizar y determinar, ordena y manda, sin liderazgo alguno, lo cual genera un desempeño negativo por parte de trabajador, que se siente ahogado por la negatividad en la actitud y la falta de motivación. Esta acción narcisista por parte de los líderes hace que solo haya regaños y castigos, dejando de lado los reconocimientos y apoyos.

Las situaciones descritas constituyen las causas más fundamentales para propiciar el deterioro productivo.

Al rescate de la satisfacción y la producción

Hay muchas soluciones para implementar un clima laboral idóneo, la más elemental, es gestionar constantemente la actividad y el interés del trabajador en los proyectos; esta acción sirve incluso como prevención a los problemas de satisfacción. El monitoreo es también, sin duda, una de las mejores soluciones al mal clima laboral.

Un punto importante es el liderazgo; hay que saber definir qué acciones son las adecuadas para incrementar el desempeño; se debe motivar y transmitir los valores de la empresa; que el trabajador se sienta parte de un proyecto y que entienda la misión y el objetivo de la institución, y para ello es necesaria la comunicación.

La comunicación es muy importante; se puede conocer los problemas de un trabajador cuando este tenga la suficiente confianza para expresar sus inquietudes e inconvenientes, de esta forma se darán soluciones que mejoren la certidumbre y den mayor seguridad al empleado, quien debe sentirse apoyado en todo momento. Para contar con un ambiente laboral sano, se requiere de tres elementos básicos: armonía, respeto y estimulación; estas deben las ser reglas básicas para la organización y realización de un proyecto.

El buen manejo de estas opciones, sin duda hará que el trabajador sienta las ganas de participar en los proyectos que le sean encomendados. Hay que eliminar la exclusión; aquel trabajador, aunque tenga un puesto inferior, por muy sencilla que sea su tarea, debe sentirse parte básica del equipo de trabajo.

Hay diversas empresas que hacen evaluaciones en el funcionamiento productivo de la institución, para determinar si el ambiente laboral es óptimo; estas se basan en gestiones y en ciertas políticas de calidad que permiten conocer el grado de satisfacción laboral y si el andar de la compañía es el indicado. Al final, con estas políticas, lo que se busca es completar objetivos y obtener altos índices productivos. Estas evaluaciones dan calificaciones que sin duda son importantes para ganar en competitividad; además, si se tiene una buena puntuación, la inversión aumenta, y gracias esto, las ventas y los salarios, es por ello que estas revisiones en la producción son muy importantes.

Una de las empresas más reconocidas para realizar estas evaluaciones es "Great Place To Work", donde básicamente se mide la satisfacción del trabajador y se analiza su ambiente laboral. Esta compañía evalúa a las empresas por su cantidad de trabajadores, y cada año publica una lista de las mejores instituciones donde se recomienda trabajar por la gran oferta laboral que tienen y magnífico ambiente.

De acuerdo a los parámetros de "Great Place To Work". Las Mejores Empresas para Trabajar en México: Sector Banca, Seguros y Finanzas (más de 1000 colaboradores) 2016 son :

  1. Gentera
  2. American Express Company (México) S.A. de C.V.
  3. Infonavit
  4. Monex Grupo Financiero
  5. Seguros Monterrey New York Life
  6. Scotiabank México
  7. BBVA Bancomer
  8. Financiera Contigo
  9. Santander
  10. Mapfre Seguros México
  11. HDI Seguros, S.A. de C.V.
  12. Comisión Nacional Bancaria y de Valores
  13. Financiera FINCA, S.A. de C.V SOFOM, E.N.R

Hay que destacar que en México se vive una situación social muy complicada, lo cual provoca que un trabajador se deprima y que su empeño laboral se vea trabado; en este punto las empresas tienen la gran responsabilidad de crear un ambiente social, político y económico óptimo para la sociedad; dicha responsabilidad va implícita en los valores filantrópicos que incentivan una institución. En la actualidad estas acciones se han enfocado más para el reconocimiento y para ganar a sus competidores; de cualquier forma, tienen como misión crear un ambiente social y laboral saludable para el desarrollo perfecto de la sociedad.


Próximos Eventos